Elecciones Argentinas

Volver a Comunas de Ciudad de Buenos Aires

 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires 2011

 

 

 

Comunas de la Ciudad de Buenos Aires

 

Límites de las Comunas de Ciudad de Buenos Aires


Uno de los aportes fundamentales de la Ley 1777, y tal vez el aspecto más debatido hasta su sanción fue la delimitación de las comunas de la Ciudad. En la actualidad la mayor parte de los porteños saben que la Ciudad se divide en 15 comunas, reconocen la que habitan y también los barrios que la conforman pero no son demasiados los que poseen información certera sobre los criterios en que se basa esta división, sus antecedentes y el proceso de trabajo que implicó la conformación definitiva del mapa comunal.

Los criterios de delimitación


La delimitación comunal de la Ciudad se basa en 2 criterios rectores, definidos por la Constitución de la Ciudad y por la Ley 1777: garantizar el equilibrio demográfico entre las comunas, configurando además unidades territoriales con afinidad urbanística, económica, social y cultural, y respetar los límites históricos de los barrios.
En esta nota nos detendremos en este último criterio, mantener los barrios históricos de la Ciudad, ya que esta decisión fue la que mayor complejidad supuso para la rápida realización de la primera elección comunal, por la necesidad de ajustar la delimitación de todos los circuitos electorales a ese criterio.

Hasta la sanción de la Ley de Comunas los Circuitos electorales se organizaban en función de las 28 Circunscripciones en que se dividía la Ciudad, ambos sin relación con los barrios y comunas fijados por la Ley.
Cuando las circunscripciones son reemplazadas por las comunas, para que los circuitos no se superpongan con los límites de estas, hubo que redibujarlos y garantizar que queden incorporados dentro de las mismas. Esto explica porque los circuitos redujeron su cantidad de los históricos 209 a los 167 de la actualidad.

El cambio de límites obligó, además, a adaptar todo el padrón electoral de la Ciudad reasignando los electores a los nuevos circuitos electorales.

La complejidad al delimitar

 

Al pensar en encuadrar los límites de barrios, comunas y circuitos electorales de la Ciudad y ajustar en ese sentido el padrón, lo primero que imaginamos son especificaciones de calles y avenidas y sus numeraciones. Sin embargo, en el terreno encontramos que los límites también involucran vías de ferrocarril, autopistas, el Riachuelo, etc.
Dentro de ese conjunto de elementos los límites más significativos son las denominadas prolongaciones virtuales, líneas imaginarias que proyectan la continuidad de algún límite material al atravesar un territorio que carece de los mismos, escena que adquiere mayor complejidad cuando dentro del mismo se asienta población.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, muchas de estas proyecciones atravesaban asentamientos poblacionales que carecían de un ordenamiento urbanístico formal (calles, direcciones formales, viviendas claramente delimitadas), situación por demás difícil de revertir debido al dinamismo poblacional y edilicio sin control de estos asentamientos.
Esta realidad, además de otros inconvenientes e inconsistencias que fueron surgiendo en el territorio luego de la primera delimitación planteada por la ley, requirió la búsqueda de soluciones, ya que el éxito o el fracaso en la definición de los límites impactaba directamente tanto en la futura organización administrativa de la Ciudad, como en el armado del padrón para las elecciones comunales.
Como todos sabemos, para la realización de un comicio los electores deben estar claramente asignados tanto a una comuna como a un circuito electoral, por esto la Legislatura debió promulgar las Leyes Nº 2094/ 2006, Nº 2329 de 2007 y Nº 2650 de 2008, modificatorias de los límites establecidos por la Ley Orgánica de Comunas.

Algunos casos conflictivos


En muchos casos los asentamientos irregulares de población se extendían en más de un barrio o comuna y resultaba materialmente imposible determinar un límite entre uno u otro sector. Esto implicó la necesidad de establecer un criterio para asignar a los electores a los circuitos electorales correspondientes y, como puede verse en los ejemplos que se presentan, el criterio utilizado fue que todo el asentamiento y su población queden integrados en un solo barrio o comuna.
- Asentamiento Villa 31 y Villa 31 bis: El límite entre la comuna 1 (barrio de Retiro) y 2 (barrio de Recoleta) se corre dos veces hacia el norte para integrar los asentamientos villa 31 y 31 bis en la comuna 1 cuando antes se repartían entre la comuna 1 y la comuna 2.